Un lugar llamado Carmen Martín Gaite: 320 (Libros del Tiempo)

By José Teruel

«Para Carmen Martín Gaite con l. a. admiración sincera que me inspira su existencia compleja y polivalente», con estas palabras del 25 de octubre de 1963, Luis Martín-Santos le dedica Tiempo de silencio: acababa de leer Ritmo lento. Esa existencia polivalente y compleja llevó a José-Carlos Mainer, José María Pozuelo Yvancos, Carme Riera, Belén Gopegui, Manuel Longares o Rafael Chirbes, entre otros, a l. a. búsqueda de un lugar llamado Carmen Martín Gaite. Las conclusiones de estas jornadas, celebradas entre el 24 y 26 de abril de 2013, se recogen en este volumen que, desde el estudio a los angeles evocación, desde el ensayo a l. a. fotografía, presenta distintas topografías de l. a. escritora, ya en l. a. España de 1950, ya en sus periplos norteamericanos, ya en una genealogía de l. a. «mujer de letras», donde Martín Gaite constituye un paradigma destacado. El análisis de su poética, l. a. función que l. a. escritura ocupó en l. a. construcción identitaria de los angeles autora así como los angeles variedad de sus intereses intelectuales son otros de los centros de atención de este libro, que concebimos como un nuevo reconocimiento del persistente lugar que su figura ocupa en nuestra memoria.

Show description

Quick preview of Un lugar llamado Carmen Martín Gaite: 320 (Libros del Tiempo) PDF

Show sample text content

Lidiando con l. a. historia y l. a. literatura en María Zambrano y Carmen Martín Gaite», en Escribir mujer. Narradoras españolas de hoy, ed. de Cristóbal Cuevas García, Málaga, Publicaciones del Congreso de Literatura Española Contemporánea, pp. 305313. Di Febo, Giuliana (1988), l. a. santa de los angeles raza: Teresa de Ávila, un culto barroco en los angeles España franquista, trad. de Ángel Sánchez Gijón, Barcelona, Icaria. Efrén de los angeles Madre de Dios; Steggnik, Otger (1968), Tiempo y vida de Santa Teresa, Madrid, B. A. C. Fernández Liria, Carlos (2001), Geometría y Tragedia, Guipúzcoa, Hiru.

Lo genuine inabarcable que past due en su carne y en l. a. textura del mundo de Nueva York por fin tiene forma. Es precaria y promiscua, una entre otras posibles, como corresponde a un tramo de vida que se rememora con honradez. A l. a. hora de enhebrar l. a. historia de uno mismo, nadie que sea sincero logra amasar con certeza el peso de l. a. voluntad y el arrojo de l. a. pasión, el acicate del deseo y l. a. injerencia del azar. En Visión de Nueva York, haciendo collages, Carmen Martín Gaite le ha dado cabida a todo eso y a mucho más, incluso a lo que l. a. invadía sin nombre ni figura.

Lejeune, Philippe (1989), On Autobiography, ed. de Paul John Eakin, trad. Katherine Leary, Minneapolis, collage of Minnesota Press. – (2001), «Le goût de l. a. vérité», en Bertrand Degott y Marie Miguet-Ollagnier, eds. , Écriture de soi: secrets and techniques et réticences, París, L’Harmattan, pp. 365-371. – (2004), «La pasión por l. a. autobiografía», entrevista con Philippe Lejeune por Manuel Alberca, Cuadernos Hispanoamericanos, julio-agosto, reproducida en Autoficción. Estudios sobre una forma literaria diferente, http://autoficcion.

Pero es que, además, trascendidas mi hija y yo al rango de personajes de novela, ya no seríamos nosotras, ni l. a. tarde de ayer sería l. a. tarde de ayer […]. ¿Por qué esta insuficiencia de las formas? Cuanto más fácil parece, más desconfío […] Se despega y se da de cachetes con los angeles gravedad y tragedia de l. a. vida cualquier tono concertado o routine. l. a. novela se ha vuelto una monserga, algo instituido, discreto, acorde. No. ¡No! Hace falta desafinar. Desafinar genialmente. Pero ya no sabemos. Tenemos demasiado sentido de los angeles corrección, de lo que es justo, de lo que disuena […].

El orden cronológico de los recuerdos desaparece, sustituido por los angeles vivencia de un tiempo remoto que aflora en escorzos autobiográficos que se expanden por contigüidad o contagio sentimental. Es los angeles hija l. a. que provoca esa deformación anacrónica y emocionada, preguntándole a los angeles madre por el peinado que llevaba de pequeña y por los zapatos, los libros, los primos, l. a. aldea… Cuando las dos, muy compenetradas, están a punto de concluir su paseo, descubren junto a los angeles verja de l. a. casa un pequeño sapo de ojos brillantes que les sostiene l. a. mirada sin huir.

Download PDF sample

Rated 4.01 of 5 – based on 50 votes