Si el amor es una isla

By Esther Sanz

El título, SI EL AMOR ES UNA ISLA, hace referencia al escenario de esta historia: un islote del canal de l. a. Mancha donde l. a. joven Luisa ha encontrado un empleo para costear el tratamiento médico de su padre. Para ello trabajará en Silence Hill, un resort victoriano regido por un joven y enigmático aristócrata que convertirá su nueva vida en un peligroso juego.
La aventura, el misterio y el amor se dan los angeles mano en esta narración con constantes giros y una ambientación inolvidable. Si el amor es una isla, una maravillosa historia de misterio y amor ambientada en una isla suspendida en el tiempo.

Show description

Quick preview of Si el amor es una isla PDF

Show sample text content

Asentí y chasqueó los labios. —Está bien, no me expliques cómo acaba si no quieres. Pero cuéntame al menos qué más pasa. No sé... Qué hace esa chica en l. a. isla, cómo se enamoran, de qué va l. a. novela que escribe el protagonista... —Conoces las dos primeras respuestas mejor que el propio autor. En cuanto a los angeles novela dentro de l. a. novela... Va sobre ella. De l. a. fascinación que despierta en el escritor y de todo lo que hace por conseguir su amor. —Hasta ahora lo único que ha hecho es llevarla al mismo lugar adonde lleva a todas sus conquistas, causarle problemas por una botella de whisky y...

Quizá estaba tras los angeles pista de algún delincuente. Aquello explicaría el asunto de las fichas, con toda aquella información sobre los jóvenes de Sark, pero no el pago de Patrick Groen. A no ser que... el felony fuera él. Yo misma había llegado a esa conclusión tras descubrir que no tenía motivos físicos para ocultar su rostro. �Y si aquel cheque period un pago por su silencio? Respiré hondo al entender que había dado por fin con l. a. clave de aquel misterio. Las piezas encajaban. Patrick period el delincuente y Jim su captor.

Sollozaba tan desconsolada que no supe qué decir o hacer para calmarla. En aquel traje ajustado, sin bolsillos, tampoco tenía un pañuelo para ofrecerle... En un acto instintivo, arranqué una hoja grande de una planta y se l. a. ofrecí. Ingrid me miró alucinada. Me encogí de hombros, consciente de los angeles estupidez que acababa de hacer, y ambas nos fundimos en una carcajada. Ella rió y lloró un poco más antes de callarse. Luego respiró profundamente y se secó las lágrimas con l. a. manga. Cuando por fin habló, su voz sonó extrañamente serena.

En aquel momento, los angeles señora Roberts entró en los angeles cocina. Iba acompañada de Rahul, quien depositó dos enormes calabazas, todavía manchadas de tierra, sobre una mesa. El ama de llaves nos miró a Gaspard y a mí antes de decir: —Yo no contaría con eso... No sé qué has hecho exactamente, pero el señor Groen te ha sancionado sin tu próximo día libre. Convencido de que period el ama de llaves quien nos fastidiaba los planes, Gaspard fulminó con l. a. mirada a l. a. señora Roberts. —Ahora acompaña a Rahul al invernadero —me dijo ella con una mueca condescendiente—.

Aquel día, mientras discutíais, tu madre te dijo que eras �una niña horrible». —Tenía esas palabras grabadas a fuego—. Pero quiere que sepas que no hablaba en serio, que nunca pensó eso de ti y que lo siente mucho. Madame Perrier me abrazó con dulzura y cerré los ojos. Durante unos segundos despatchedí el cálido y protector amor de mi madre a través de ella, envolviéndome y llenándome de fuerza. —Dice que lo que estás haciendo por tu padre es maravilloso, que te quiere mucho y que está orgullosa de ti. Dejé que el llanto fluyera por mi garganta y que las lágrimas limpiaran cualquier rastro de dolor y culpa.

Download PDF sample

Rated 4.93 of 5 – based on 12 votes