El circo de la noche (Spanish Edition)

By Erin Morgenstern

El circo llega sin aviso, sin anuncio. Simplemente aparece. Dentro de sus carpas blancas y negras se vive una experiencia única, un banquete para los sentidos en el que se puede explorar un laberinto de nubes, caminar en un jardín de hielo o  perderse en los ricos aromas de canela y caramelo que flotan en el aire.

Bienvenidos al Circo de los sueños.

Pero detrás de estas maravillosas escenas existe una feroz competencia —un duelo entre dos magos jóvenes, Celia y Marcos, que han sido entrenados desde l. a. infancia para competir en un “juego”. Obligados a participar por sus caprichosos amos, sin que ellos lo sepan, éste es un juego en el que sólo uno puede sobrevivir y el circo no es más que el escenario para una extraordinaria batalla de imaginación y voluntad. A pesar de todo, Celia y Marco caen irremediablemente enamorados —un amor profundo y mágico que causa que las luces parpadeen y el ambiente se caliente con solo tocarse las manos. Pero sus amos siguen moviendo los hilos y el amor imprevisto de Celia y Marco les obliga a intervenir, dejando l. a. vida de todos, desde los artistas a los espectadores, en gran peligro.

Divertida, unique y fascinante, El circo de l. a. noche es una rica historia de amor que capta l. a. imaginación y encanta los sentidos.

Show description

Quick preview of El circo de la noche (Spanish Edition) PDF

Show sample text content

En otro corredor nieva. –¿Cómo es posible? –dice Bailey, mientras contempla cómo se derriten los copos de nieve que se le han quedado pegados al abrigo. A modo de respuesta, Poppet le lanza una bola de nieve, lo cual hace reír a Widget. Mientras recorren el Laberinto, Widget les cuenta l. a. historia del Minotauro y lo hace con tal detalle que Bailey está convencido de que en cualquier momento se van a encontrar con el monstruo. Llegan a una habitación que recuerda una especie de jaula metálica a través de cuyos barrotes sólo se atisba oscuridad.

Bailey los mira alternativamente, sin entender nada. Se trata de un trozo de papel plateado, más o menos del tamaño de una entrada. Poppet se lo entrega. –Es un pase especial –le aclara–. Para los invitados importantes, así ya no tienes que pagar cada vez que vengas al circo. Lo enseñas en l. a. taquilla y te dejarán pasar. Bailey contempla el papel, con unos ojos como platos. En uno de los lados, impreso en tinta negra, se lee lo siguiente: Esta tarjeta garantiza a su poseedor acceso ilimitado Y en el reverso, cube así: LE CIRQUE DES RÊVES Y debajo, en letra más pequeña: CHANDRESH CHRISTOPHE LEFÈVRE, PROPIETARIO El chico, atónito, sigue contemplando los angeles reluciente tarjeta plateada.

Ojalá existiera una forma de proteger a quienes están fuera del circo del mismo modo que los angeles hoguera protege a quienes forman parte de él. –¿La hoguera? –pregunta Celia. –Cumple varias funciones. En primer lugar, es mi vínculo con el circo, pero también hace las veces de salvaguarda, o algo así. Sin embargo, pasé por alto el hecho de que no protege a quienes están al otro lado de los angeles valla. –Yo pasé por alto l. a. cuestión misma de las salvaguardas –comenta Celia–. Creo que al principio no entendí que en nuestro reto se verían implicadas otras muchas personas.

Durante el día, el circo permanece muy tranquilo: no hay luces, ni música, ni aglomeraciones de gente, sólo un puñado de carpas a rayas que, por efecto del sol de l. a. tarde, parecen amarillas y grises en lugar de blancas y negras. Tiene un aspecto extraño, sí, y tal vez un poco misterioso, pero no especialmente extraordinario. Por lo menos, no en pleno día. �Y tampoco es que dé mucho miedo», piensa Bailey. –Lo haré –responde. Salta desde su rama baja y comienza a andar por el campo sin pararse a escuchar las respuestas de los demás.

Salta desde su rama baja y comienza a andar por el campo sin pararse a escuchar las respuestas de los demás. No quiere que Caroline se eche atrás, pues está convencido de que ella esperaba que él se negara. Una bellota pasa silbando justo por encima de l. a. oreja de Bailey, pero eso es todo. Y así, por motivos que no sabría expresar muy bien con palabras, se encuentra de repente caminando hacia el circo con una huge determinación. Tiene exactamente el mismo aspecto que los angeles primera vez que Bailey lo vio, cuando tenía poco más de seis años.

Download PDF sample

Rated 4.82 of 5 – based on 41 votes