Cuestión de Énfasis

By Susan Sontag

Para Susan Sontag, un escritor no period ms que un viajero psychological y, para ensear con el ejemplo, nos dej este conjunto admirable de ensayos que no son otra cosa que los diferentes episodios de un viaje que toca muchos puertos. los angeles escritora norteamericana dividi sus textos en tres bloques. En el primero, reuni artculos sobre otros escritores y sobre algunos de los libros que am; en el segundo, los dedicados a las artes de l. a. mirada (la danza, los angeles pintura, l. a. fotografa) y por ltimo, en l. a. parte ultimate, unas notas acerca de cuestiones de teora literaria junto con los relatos de l. a. experiencia de l. a. autora en el asedio de Sarajevo, o algunas pginas autobiogrficas.

Show description

Quick preview of Cuestión de Énfasis PDF

Show sample text content

Un cuchillo, tal cual, común. Recto. De dos lados. En el cuento de hadas, una sirena enamorada del príncipe ruega que le sea dado adoptar un aspecto humano para abandonar el agua y llegar hasta l. a. corte. Sí. Tendrá piernas, andará. Pero a cada paso sentirá como si estuviera caminando sobre cuchillos. Se puede bailar con un cuchillo. (¿Entre los dientes? �Entre los omóplatos? ) Es difícil imaginar un baile con tenedor. O con una cuchara. El cuchillo parece el utensilio maestro, del que todos los demás dependen.

Los angeles obra de Barthes —confiesa que escribe por obsesiones— consiste en continuidades y rodeos; los angeles acumulación de puntos de vista y, finalmente, deshacerse de todos ellos; una mezcla de proceso y capricho. Para Barthes, los angeles libertad es un estado que consiste en permanecer plural, fluido, vibrante de doctrina, cuyo precio es ser indeciso, aprensivo, tener miedo de ser tomado por un impostor. los angeles libertad del escritor que Barthes describe es, en parte, una huida. El escritor es el segundo de su propio ego, de ese ego en perpetua huida antes de ser fijado mediante los angeles escritura, del mismo modo que l. a. inteligencia está en perpetua huida de l. a. doctrina.

Pero en otras caben pocas dudas de que posar es un juego, y divertido: los angeles mujer del chal y vivaces medias listadas sentada junto a su botella de Raleigh Rye, que mira con aprobación su vaso en alto; los angeles mujer con amplias ropas interiores y medias negras tendida boca abajo sobre una tabla de planchar dispuesta en el patio trasero que sonríe a un perro minúsculo. Es patente que no se acechó a nadie, todas eran sujetos dispuestos. Y Bellocq no pudo haber dictado cómo debían posar: ya fuera exhibiéndose como ante un cliente o, a falta de clientes, como las rollizas mujeres del campo que sin duda eran en su mayoría.

No pretendas aquellas viejas alturas. Profundidades. �Qué es lo esencial de una superficie que los angeles hace distinta de otra? �Cómo nos percatamos de los angeles suavidad en una superficie, un movimiento, un sonido, una experiencia? �Suavidad? Sí. Algo continúa, verosímilmente. Placenteramente. Con partes. �Qué indica ser una parte de algo (una superficie, un movimiento, un sonido, una experiencia)? Las viejas alturas. Espejeos. Mira abajo. Estos son mis genitales. Sé más modesto; elegante. A veces leve, a veces pesado; no está mal ser pesado a veces.

Incluso los textos menos rápidos, más cargados de jerga —la mayor parte de ellos de los años sesenta— están llenos de sabor, y logra hacer un uso exuberante de los neologismos. Rezumando energía directa, sin rodeos, su prosa busca de modo constante los angeles formulación que recapitula; es irreprimiblemente aforística. (En realidad, se podría recorrer l. a. obra de Barthes extrayendo soberbios fragmentos —epigramas, máximas— para hacer un pequeño libro, como se ha hecho con Wilde y Proust. ) l. a. potencia de Barthes como aforista sugiere una sensibilidad dotada, antes de cualquier intervención de los angeles teoría, para los angeles percepción de l. a. estructura.

Download PDF sample

Rated 4.76 of 5 – based on 47 votes